martes, 24 de enero de 2012

President-Elect Barack Obama on Election Night





The following is the prepared text of Barack Obama's election night address.
If there is anyone out there who still doubts that America is a place where all things are possible; who still wonders if the dream of our founders is alive in our time; who still questions the power of our democracy, tonight is your answer.
It’s the answer told by lines that stretched around schools and churches in numbers this nation has never seen; by people who waited three hours and four hours, many for the very first time in their lives, because they believed that this time must be different; that their voice could be that difference.  
It’s the answer spoken by young and old, rich and poor, Democrat and Republican, black, white, Latino, Asian, Native American, gay, straight, disabled and not disabled – Americans who sent a message to the world that we have never been a collection of Red States and Blue States: we are, and always will be, the United States of America.
It’s the answer that led those who have been told for so long by so many to be cynical, and fearful, and doubtful of what we can achieve to put their hands on the arc of history and bend it once more toward the hope of a better day.
It’s been a long time coming, but tonight, because of what we did on this day, in this election, at this defining moment, change has come to America. 
I just received a very gracious call from Senator McCain.  He fought long and hard in this campaign, and he’s fought even longer and harder for the country he loves.  He has endured sacrifices for America that most of us cannot begin to imagine, and we are better off for the service rendered by this brave and selfless leader.  I congratulate him and Governor Palin for all they have achieved, and I look forward to working with them to renew this nation’s promise in the months ahead.
I want to thank my partner in this journey, a man who campaigned from his heart and spoke for the men and women he grew up with on the streets of Scranton and rode with on that train home to Delaware, the Vice President-elect of the United States, Joe Biden. 
I would not be standing here tonight without the unyielding support of my best friend for the last sixteen years, the rock of our family and the love of my life, our nation’s next First Lady, Michelle Obama.  Sasha and Malia, I love you both so much, and you have earned the new puppy that’s coming with us to the White House.  And while she’s no longer with us, I know my grandmother is watching, along with the family that made me who I am.  I miss them tonight, and know that my debt to them is beyond measure.
To my campaign manager David Plouffe, my chief strategist David Axelrod, and the best campaign team ever assembled in the history of politics – you made this happen, and I am forever grateful for what you’ve sacrificed to get it done.
But above all, I will never forget who this victory truly belongs to – it belongs to you.
I was never the likeliest candidate for this office.  We didn’t start with much money or many endorsements.  Our campaign was not hatched in the halls of Washington – it began in the backyards of Des Moines and the living rooms of Concord and the front porches of Charleston. 
It was built by working men and women who dug into what little savings they had to give five dollars and ten dollars and twenty dollars to this cause.  It grew strength from the young people who rejected the myth of their generation’s apathy; who left their homes and their families for jobs that offered little pay and less sleep; from the not-so-young people who braved the bitter cold and scorching heat to knock on the doors of perfect strangers; from the millions of Americans who volunteered, and organized, and proved that more than two centuries later, a government of the people, by the people and for the people has not perished from this Earth.  This is your victory.

I know you didn’t do this just to win an election and I know you didn’t do it for me.  You did it because you understand the enormity of the task that lies ahead.  For even as we celebrate tonight, we know the challenges that tomorrow will bring are the greatest of our lifetime – two wars, a planet in peril, the worst financial crisis in a century.  Even as we stand here tonight, we know there are brave Americans waking up in the deserts of Iraq and the mountains of Afghanistan to risk their lives for us.  There are mothers and fathers who will lie awake after their children fall asleep and wonder how they’ll make the mortgage, or pay their doctor’s bills, or save enough for college.  There is new energy to harness and new jobs to be created; new schools to build and threats to meet and alliances to repair.
The road ahead will be long.  Our climb will be steep.  We may not get there in one year or even one term, but America – I have never been more hopeful than I am tonight that we will get there.  I promise you – we as a people will get there. 
There will be setbacks and false starts.  There are many who won’t agree with every decision or policy I make as President, and we know that government can’t solve every problem.  But I will always be honest with you about the challenges we face.  I will listen to you, especially when we disagree.  And above all, I will ask you join in the work of remaking this nation the only way it’s been done in America for two-hundred and twenty-one years – block by block, brick by brick, calloused hand by calloused hand. 
What began twenty-one months ago in the depths of winter must not end on this autumn night. This victory alone is not the change we seek – it is only the chance for us to make that change.  And that cannot happen if we go back to the way things were.  It cannot happen without you.
So let us summon a new spirit of patriotism; of service and responsibility where each of us resolves to pitch in and work harder and look after not only ourselves, but each other.  Let us remember that if this financial crisis taught us anything, it’s that we cannot have a thriving Wall Street while Main Street suffers – in this country, we rise or fall as one nation; as one people.
Let us resist the temptation to fall back on the same partisanship and pettiness and immaturity that has poisoned our politics for so long.  Let us remember that it was a man from this state who first carried the banner of the Republican Party to the White House – a party founded on the values of self-reliance, individual liberty, and national unity.  Those are values we all share, and while the Democratic Party has won a great victory tonight, we do so with a measure of humility and determination to heal the divides that have held back our progress.  As Lincoln said to a nation far more divided than ours, “We are not enemies, but friends…though passion may have strained it must not break our bonds of affection.”  And to those Americans whose support I have yet to earn – I may not have won your vote, but I hear your voices, I need your help, and I will be your President too. 
And to all those watching tonight from beyond our shores, from parliaments and palaces to those who are huddled around radios in the forgotten corners of our world – our stories are singular, but our destiny is shared, and a new dawn of American leadership is at hand.  To those who would tear this world down – we will defeat you.  To those who seek peace and security – we support you.  And to all those who have wondered if America’s beacon still burns as bright – tonight we proved once more that the true strength of our nation comes not from our the might of our arms or the scale of our wealth, but from the enduring power of our ideals: democracy, liberty, opportunity, and unyielding hope.  
For that is the true genius of America – that America can change.  Our union can be perfected.  And what we have already achieved gives us hope for what we can and must achieve tomorrow. 
This election had many firsts and many stories that will be told for generations.  But one that’s on my mind tonight is about a woman who cast her ballot in Atlanta.  She’s a lot like the millions of others who stood in line to make their voice heard in this election except for one thing – Ann Nixon Cooper is 106 years old. 
She was born just a generation past slavery; a time when there were no cars on the road or planes in the sky; when someone like her couldn’t vote for two reasons – because she was a woman and because of the color of her skin.
And tonight, I think about all that she’s seen throughout her century in America – the heartache and the hope; the struggle and the progress; the times we were told that we can’t, and the people who pressed on with that American creed:  Yes we can. 
At a time when women’s voices were silenced and their hopes dismissed, she lived to see them stand up and speak out and reach for the ballot.  Yes we can. 
When there was despair in the dust bowl and depression across the land, she saw a nation conquer fear itself with a New Deal, new jobs and a new sense of common purpose.  Yes we can. 
When the bombs fell on our harbor and tyranny threatened the world, she was there to witness a generation rise to greatness and a democracy was saved.  Yes we can. 
She was there for the buses in Montgomery, the hoses in Birmingham, a bridge in Selma, and a preacher from Atlanta who told a people that “We Shall Overcome.”  Yes we can. 
A man touched down on the moon, a wall came down in Berlin, a world was connected by our own science and imagination.  And this year, in this election, she touched her finger to a screen, and cast her vote, because after 106 years in America, through the best of times and the darkest of hours, she knows how America can change.  Yes we can. 
America, we have come so far.  We have seen so much.  But there is so much more to do.  So tonight, let us ask ourselves – if our children should live to see the next century; if my daughters should be so lucky to live as long as Ann Nixon Cooper, what change will they see?  What progress will we have made? 
This is our chance to answer that call.  This is our moment.  This is our time – to put our people back to work and open doors of opportunity for our kids; to restore prosperity and promote the cause of peace; to reclaim the American Dream and reaffirm that fundamental truth – that out of many, we are one; that while we breathe, we hope, and where we are met with cynicism, and doubt, and those who tell us that we can’t, we will respond with that timeless creed that sums up the spirit of a people:
Yes We Can.  Thank you, God bless you, and may God Bless the United States of America.


***



DÍSCURSO ÍNTEGRO DE BARACK OBAMA


Si todavía queda alguien por ahí que aún duda de que Estados Unidos es un lugar donde todo 
es posible, quien todavía se pregunta si el sueño de nuestros fundadores sigue vivo en nuestros 
tiempos, quien todavía cuestiona la fuerza de nuestra democracia, esta noche es su respuesta.
Es la respuesta dada por las colas que se extendieron alrededor de escuelas e iglesias en un 
número cómo esta nación jamás ha visto, por las personas que esperaron tres horas y cuatro 
horas, muchas de ellas por primera vez en sus vidas, porque creían que esta vez tenía que ser 
distinta, y que sus voces podrían suponer esa diferencia.


Es la respuesta pronunciada por los jóvenes y los ancianos, ricos y pobres, demócratas y 
republicanos, negros, blancos, hispanos, indígenas, homosexuales, heterosexuales, 
discapacitados o no discapacitados. Estadounidenses que transmitieron al mundo el mensaje de 
que nunca hemos sido simplemente una colección de individuos ni una colección de estados 
rojos y estados azules.


Somos, y siempre seremos, los Estados Unidos de América.


Es la respuesta que condujo a aquellos que durante tanto tiempo han sido aconsejados a ser 
escépticos y temerosos y dudosos sobre lo que podemos lograr, a poner manos al arco de la 
Historia y torcerlo una vez más hacia la esperanza en un día mejor.


Ha tardado tiempo en llegar, pero esta noche, debido a lo que hicimos en esta fecha, en estas 
elecciones, en este momento decisivo, el cambio ha venido a Estados Unidos.


Esta noche, recibí una llamada extraordinariamente cortés del senador McCain.
El senador McCain luchó larga y duramente en esta campaña. Y ha luchado aún más larga y 
duramente por el país que ama. Ha aguantado sacrificios por Estados Unidos que no podemos ni 
imaginar. Todos nos hemos beneficiado del servicio prestado por este líder valiente y abnegado.


Le felicito; felicito a la gobernadora Palin por todo lo que han logrado. Y estoy deseando 
colaborar con ellos para renovar la promesa de esa nación durante los próximos meses.
Quiero agradecer a mi socio en este viaje, un hombre que hizo campaña desde el corazón, e 
hizo de portavoz de los hombres y las mujeres con quienes se crío en las calles de Scranton y 
con quienes viajaba en tren de vuelta a su casa en Delaware, el vicepresidente electo de los 
Estados Unidos, Joe Biden.


Y no estaría aquí esta noche sin el respaldo infatigable de mi mejor amiga durante los últimos 16 
años, la piedra de nuestra familia, el amor de mi vida, la próxima primera dama de la nación, 
Michelle Obama.


Sasha y Malia, os quiero a las dos más de lo que podéis imagina. Y os habéis ganado el nuevo 
cachorro que nos acompañará hasta la nueva Casa Blanca. Y aunque ya no está con nosotros, 
sé que mi abuela nos está viendo, junto con la familia que hizo de mí lo que soy. Los echo en 
falta esta noche. Sé que mi deuda para con ellos es incalculable.


A mi hermana Maya, mi hermana Alma, al resto de mis hermanos y hermanas, muchísimas 
gracias por todo el respaldo que me habéis aportado. Estoy agradecido a todos vosotros. Y a mi 
director de campaña, David Plouffe, el héroe no reconocido de esta campaña, quien construyó la 
mejor, la mejor campaña política, creo, en la Historia de los Estados Unidos de América.


A mi estratega en jefe, David Axelrod, quien ha sido un socio mío a cada paso del camino. Al 
mejor equipo de campaña que se ha compuesto en la historia de la política. Vosotros hicisteis realidad esto, y estoy agradecido para siempre por lo que habéis sacrificado para lograrlo.
Pero sobre todo, no olvidaré a quién pertenece de verdad esta victoria. Os pertenece a vosotros. 
Os pertenece a vosotros.


Nunca parecí el aspirante a este cargo con más posibilidades. No comenzamos con mucho 
dinero ni con muchos avales. Nuestra campaña no fue ideada en los pasillos de Washington. Se 
inició en los jardines traseros de Des Moines y en los cuartos de estar de Concord y en los 
porches de Charleston. Fue construida por los trabajadores y las trabajadoras que recurrieron a 
los pocos ahorros que tenían para donar a la causa cinco dólares y diez dólares y veinte dólares
Adquirió fuerza de los jóvenes que rechazaron el mito de la apatía de su generación, que dejaron 
atrás sus casas y sus familiares para hacer trabajos que les procuraron poco dinero y menos 
sueño.


Adquirió fuerza de las personas no tan jóvenes que hicieron frente al gélido frío y el ardiente 
calor para llamar a las puertas de desconocidos y de los millones de estadounidenses que se 
ofrecieron voluntarios y organizaron y demostraron que, más de dos siglos después, un gobierno 
del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no se ha desvanecido de la Tierra.
Esta es vuestra victoria.


Y sé que no lo hicisteis sólo para ganar unas elecciones. Y sé que no lo hicisteis por mí. Lo 
hicisteis porque entendéis la magnitud de la tarea que queda por delante. Mientras celebramos 
esta noche, sabemos que los retos que nos traerá el día de mañana son los mayores de 
nuestras vidas -dos guerras, un planeta en peligro, la peor crisis financiera desde hace un siglo-.
Mientras estamos aquí esta noche, sabemos que hay estadounidenses valientes que se 
despiertan en los desiertos de Irak y las montañas de Afganistán para jugarse la vida por 
nosotros.


Hay madres y padres que se quedarán desvelados en la cama después de que los niños se 
hayan dormido y se preguntarán cómo pagarán la hipoteca o las facturas médicas o ahorrar lo 
suficiente para la educación universitaria de sus hijos.


Hay nueva energía por aprovechar, nuevos puestos de trabajo por crear, nuevas escuelas por 
construir, y amenazas por contestar, alianzas por reparar.


El camino por delante será largo. La subida será empinada. Puede que no lleguemos en un año 
ni en un mandato. Sin embargo, Estados Unidos, nunca he estado tan esperanzado como estoy 
esta noche de que llegaremos.


Os prometo que, nosotros, como pueblo, llegaremos.


Habrá percances y comienzos en falso. Hay muchos que no estarán de acuerdo con cada 
decisión o política mía cuando sea presidente. Y sabemos que el gobierno no puede solucionar
todos los problemas.


Pero siempre seré sincero con vosotros sobre los retos que nos afrontan. Os escucharé, sobre 
todo cuando discrepamos. Y sobre todo, os pediré que participéis en la labor de reconstruir esta 
nación, de la única forma en que se ha hecho en Estados Unidos durante 221 años bloque por 
bloque, ladrillo por ladrillo, mano encallecida sobre mano encallecida.


Lo que comenzó hace 21 meses en pleno invierno no puede terminar en esta noche otoñal. Esta 
victoria en sí misma no es el cambio que buscamos. Es sólo la oportunidad para que hagamos 
ese cambio. Y eso no puede suceder si volvemos a como era antes. No puede suceder sin vosotros, sin un nuevo espíritu de sacrificio.


Así que hagamos un llamamiento a un nuevo espíritu del patriotismo, de responsabilidad, en que 
cada uno echa una mano y trabaja más y se preocupa no sólo de nosotros mismos sino el uno 
del otro.


Recordemos que, si esta crisis financiera nos ha enseñado algo, es que no puede haber un Wall 
Street (sector financiero) próspero mientras que Main Street (los comercios de a pie) sufren.
En este país, avanzamos o fracasamos como una sola nación, como un solo pueblo. Resistamos 
la tentación de recaer en el partidismo y mezquindad e inmadurez que han intoxicado nuestra 
vida política desde hace tanto tiempo.


Recordemos que fue un hombre de este estado quien llevó por primera vez a la Casa Blanca la 
bandera del Partido Republicano, un partido fundado sobre los valores de la autosuficiencia y la 
libertad del individuo y la unidad nacional.


Esos son valores que todos compartimos. Y mientras que el Partido Demócrata ha logrado una 
gran victoria esta noche, lo hacemos con cierta humildad y la decisión de curar las divisiones que 
han impedido nuestro progreso.


Como dijo Lincoln a una nación mucho más dividida que la nuestra, no somos enemigos sino 
amigos. Aunque las pasiones los hayan puesto bajo tensión, no deben romper nuestros lazos de 
afecto.


Y a aquellos estadounidenses cuyo respaldo me queda por ganar, puede que no haya obtenido 
vuestro voto esta noche, pero escucho vuestras voces. Necesito vuestra ayuda. Y seré vuestro 
presidente, también.


Y a todos aquellos que nos ven esta noche desde más allá de nuestras costas, desde 
parlamentos y palacios, a aquellos que se juntan alrededor de las radios en los rincones 
olvidados del mundo, nuestras historias son diversas, pero nuestro destino es compartido, y llega 
un nuevo amanecer de liderazgo estadounidense.


A aquellos, a aquellos que derrumbarían al mundo: os vamos a vencer. A aquellos que buscan la 
paz y la seguridad: os apoyamos. Y a aquellos que se preguntan si el faro de Estados Unidos 
todavía ilumina tan fuertemente: esta noche hemos demostrado una vez más que la fuerza 
auténtica de nuestra nación procede no del poderío de nuestras armas ni de la magnitud de 
nuestra riqueza sino del poder duradero de nuestros ideales; la democracia, la libertad, la 
oportunidad y la esperanza firme.


Allí está la verdadera genialidad de Estados Unidos: que Estados Unidos puede cambiar. 
Nuestra unión se puede perfeccionar. Lo que ya hemos logrado nos da esperanza con respecto 
a lo que podemos y tenemos que lograr mañana.


Estas elecciones contaron con muchas primicias y muchas historias que se contarán durante 
siglos. Pero una que tengo en mente esta noche trata de una mujer que emitió su papeleta en 
Atlanta. Ella se parece mucho a otros que guardaron cola para hacer oír su voz en estas 
elecciones, salvo por una cosa: Ann Nixon Cooper tiene 106 años.


Nació sólo una generación después de la esclavitud; en una era en que no había automóviles 
por las carreteras ni aviones por los cielos; cuando alguien como ella no podía votar por dos 
razones -porque era mujer y por el color de su piel. Y esta noche, pienso en todo lo que ella ha 
visto durante su siglo en Estados Unidos- la desolación y la esperanza, la lucha y el progreso; las 
veces que nos dijeron que no podíamos y la gente que se esforzó por continuar adelante con ese 
credo estadounidense: Sí podemos.



En tiempos en que las voces de las mujeres fueron acalladas y sus esperanzas descartadas, ella  sobrevivió para verlas levantarse, expresarse y alargar la mano hacia la papeleta. Sí podemos. 


Cuando había desesperación y una depresión a lo largo del país, ella vio cómo una nación conquistó el propio miedo con un Nuevo Arreglo, nuevos empleos y un nuevo sentido de propósitos comunes.


Sí podemos.


Cuando las bombas cayeron sobre nuestro puerto y la tiranía amenazó al mundo, ella estaba allí para ser testigo de cómo una generación respondió con grandeza y la democracia fue salvada.


Sí podemos.


Ella estaba allí para los autobuses de Montgomery, las mangas de riego en Birmingham, un puente en Selma y un predicador de Atlanta que dijo a un pueblo: "Lo superaremos".


Sí podemos.


Un hombre llegó a la luna, un muro cayó en Berlín y un mundo se interconectó a través de nuestra ciencia e imaginación.


Y este año, en estas elecciones, ella tocó una pantalla con el dedo y votó, porque después de  106 años en Estados Unidos, durante los tiempos mejores y las horas más negras, ella sabe cómo Estados Unidos puede cambiar.


Sí podemos.


Estados Unidos, hemos avanzado mucho. Hemos visto mucho. Pero queda mucho más por hacer. Así que, esta noche, preguntémonos -si nuestros hijos viven hasta ver el próximo siglo, si mis hijas tienen tanta suerte como para vivir tanto tiempo como Ann Nixon Cooper, ¿qué cambio verán? ¿Qué progreso habremos hecho?


Esta es nuestra oportunidad de responder a ese llamamiento. Este es nuestro momento. Estos son nuestros tiempos, para dar empleo a nuestro pueblo y abrir las puertas de la oportunidad para nuestros pequeños; para restaurar la prosperidad y fomentar la causa de la paz; para recuperar el sueño americano y reafirmar esa verdad fundamental, que, de muchos, somos uno; que mientras respiremos tenemos esperanza.


Y donde nos encontramos con escepticismo y dudas y aquellos que nos dicen que no podemos, contestaremos con ese credo eterno que resume el espíritu de un pueblo: Sí podemos.


Gracias. Que Dios os bendiga. Y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América.

1 comentario:

  1. Wonderful, I STUDY ENGLISH AND TEACH ENGLISH IN THE "MANOEL DUARTE SCHOOL" HERE IN BRAZIL, PEDRO CANÁRIO. (ENSINO MÉDIO.)

    ResponderEliminar