jueves, 7 de octubre de 2010

Eugene Nida

Eguene Nida

Etnolingüista
Busca la forma más práctica de llegar a evangelizar a las poblaciones más aisladas.
Desde el punto de vista de la traducción plantea enfoques que debemos tener muy presentes.

3 grandes operaciones en la traducción:

1)   decodificación del original
2)   transferencia
3)   recodificación (reestructuración)
Nida es el primero que hace referencia a lengua receptora en lugar de lengua meta.
à No meramente el emisor envía un mensaje, sino que este mensaje debe ser recibido/entendido por aquél a quien va destinado.

La traducción tiene un objetivo claro si la persona para la que se traduce entiende realmente el mensaje.

Nida habla de una cuarta operación: el testing: es lo que validaría la traducción.

La correspondencia dinámica à consiste en equivalencia y no en identidad. La respuesta provocada en el lector debe ser similar a la reacción por parte de los lectores originales.

El nivel de corrección o exactitud debe establecerse en la medida que el lector promedio (a quien va dirigida la traducción) pueda entenderla correctamente.

No se trata de la mera posibilidad de que la entienda correctamente, sino que debemos cerciorarnos que efectivamente le sea imposible no entenderla.

Habría distintos niveles de comprensión y corrección. Por ejemplo, un erudito o un académico consideran correcta hasta la traducción más literal.

En la equivalencia dinámica no se deben forzar las estructuras formales de una lengua sobre otra, sino que habrá que hacer todos los cambios necesarios para reproducir los mensajes según los moldes estructurales de la lengua del receptor.

Sería equivocado pensar, sin embargo, que la respuesta de los receptores de la segunda lengua sea sólo en términos de comprensión de la información, ya que la comunicación no se restringe sólo a lo informativo. Debe ser también expresiva e imperativa si verdaderamente pretende cumplir con los objetivos principales de la comunicación de los mensajes de la Biblia. Esto es, que una traducción de la Biblia no sólo debe proveer información que la gente pueda comprender, sino que debe representar el mensaje de manera que la gente sienta que el mismo es pertinente (el elemento expresivo en comunicación) y pueda responder al mensaje a través de la acción (función imperativa).

Nida propone la utilización de lenguas intermedias que dan apoyo al proceso de transferencia.

à el traductor bíblico debe hacer exégesis, no hermenéutica.
Exégesis: una comunicación detallada del evento en el momento en que este sucede.
Hermenéutica: la traslación o adaptación de algo del pasado al presente (lo que entendemos hoy), ej.: “possessed by the devil” = “mentally distressed”



La traducción bíblica siempre constituyó a través de los tiempos el mayor caballito de batalla de la traducción. ¿Por qué?

a)   es la traducción más antigua (S III AC)
b)   mayor número de lenguas traducidas
c)   mayor variedad de culturas y civilizaciones
d)   mayor número de géneros literarios (poesía, discurso teológico, campo epistolar, etc.)

Retrotransformación circumnuclear:

¿Cómo traducir cuando se presenta un texto anfibológico?

La lengua presenta mayores similitudes a nivel de estructuras de núcleo (circumnucleares) que a nivel de estructuras de superficie. Se obtiene una mayor garantía de fidelidad sin pérdida o distorsión de información reduciendo las estructuras gramaticales a nivel de núcleo.

Métodos de testing

1)   lectura en voz alta + preguntas sobre el tema
2)   cloze technique – eliminar una palabra cada cinco o diez palabras, y se le pide al lector que la rellene (por la predictibilidad debería poder hacerlo)
3)   dudas o faltas en la lectura oral

No hay comentarios:

Publicar un comentario